miércoles, 19 de octubre de 2016

Reseña: Cuando los ángeles dejan de serlo, de Mara Urnoba


Título Cuando los ángeles dejan de serlo
Autor Mara Urnoba
Editorial Autopublicado
Año 2015
Páginas 512
Mi valoración: tres

SINOPSIS:

¿Qué harías si un día descubrieses que toda tu vida ha sido una gigantesca mentira y que no eres la persona que creías ser? ¿Lo soportarías? ¿Cómo reaccionarías si descubrieses también que aquellos que decían quererte participaron en esa mentira engañándote de la manera más ruin? ¿Los perdonarías? De eso trata esta novela, de que no somos lo que aparentamos y de que todos escondemos un ser capaz de cometer las peores atrocidades.

En esta historia, los acontecimientos desbordan a los personajes (reales y ficticios) a través de los recuerdos de seres queridos. Recuerdos que esconden amores imposibles, odios, venganzas consumadas en crímenes que les llevan a convertirse en seres monstruosos. La novela, contada en tres tiempos –2011, 1973 y 1937–, mantiene la intriga desde la primera página. Está ambientada en Barcelona en diferentes períodos históricos del siglo XX (el anarco-sindicalismo de los años 20 y 30, Hitler y los campos de exterminio, Moscú y la época de los agentes soviéticos, la Guerra Civil española y la dictadura franquista) y es, sobre todo, un retrato de la proliferación de los grupos neonazis y la actual crisis económica y social, que está arrebatando a los trabajadores muchas de las libertades conseguidas durante el siglo pasado.

La novela cuenta la historia de Arlen Braxton, una joven periodista que trabaja para El Expreso. Un día su jefe le encarga un reportaje sobre una conocida restauradora que oculta un secreto. Descubre, con la ayuda de un fotógrafo ruso, que no es lo que parece, que todo es una trampa: su jefe pretende vengarse de la restauradora, y de ella. Arlen se deja arrastrar por los sentimientos sin ser consciente del peligro que le acecha y de que el secreto que oculta esa mujer le podría haber cambiado la vida a ella también.

MIS OBSERVACIONES

Compré esta novela porque estaba barata en ebook. Creo que llegué a ella por una reseña, la verdad es que ya no me acuerdo. El caso es que la compré, la leí... y no me ha gustado nada. Como siempre, voy a criticar desde el respeto que guardo a todo aquel que se atreve a escribir y publicar algo, porque no es nada fácil. La crítica no va nunca hacia el autor (que puede mejorar progresivamente) sino hacia la obra.

Se trata de una novela histórica cuyo punto fuerte (y para mí el único, debería decir) es su documentación exhaustiva y una representación fiel de la realidad de la posguerra. Lamentablemente, Mara comete el error del novato: querer meternos esa documentación hasta en la sopa. Si se sabe la vida de Albert Gelsem pues la tiene que poner entera, aunque no tenga nada que ver con la trama principal.

Resulta muy raro hablar de un libro como sobreactuado. Es un calificativo que más bien se atribuye a interpretaciones de actores en películas. Pues bien, los personajes de esta novela sobreactúan. Se lo toman todo por la tremenda, son histriónicos y dramáticos, irracionales y poco creíbles. No he sido capaz de identificarme con ninguno, ni siquiera he conseguido que me cayeran bien ni que me importase lo que fuera de ellos. Están llenos de prejuicios, sus ideas preconcebidas hacen pensar que el autor sabe mucho más de ellos que nosotros. Sus enemistades repentinas se antojan infantiles y carentes de fundamento. No he encontrado la menor consistencia en los personajes.

El manejo de la tensión en una novela es difícil. Leyendo a la mayoría de autores consumados uno no lo diría, pero cuando lees esta novela te das cuenta de que lo es. Para mí, Mara Urnoba lo hace todo al revés: emplea mucho tiempo y páginas en describir y contar conversaciones sin sustancia, y de pronto, en una frase cualquiera de un párrafo cualquiera, te suelta el secreto en el que se ha basado la novela hasta el momento. Otros hechos importantes suceden del mismo modo, sin preparación, sin anticipación, sin tensión. Por más que se trate de un secreto a voces que el lector conoce desde la primera página, esa revelación conviene siempre trabajarla un poco más y no soltarla como si tal cosa. Por ejemplo, en el libro El jardín olvidado, de Kate Morton, me esperaba el final, y pese a esperármelo, por la forma de contarlo, me hizo estremecer igualmente.

La historia está mal hilvanada. Multitud de hechos no conectan bien entre sí, otros sobran directamente, hasta bien avanzado el libro no pasa absolutamente nada digno de mención, las emociones están, como decía, sobreactuadas en muchos casos, y en otras todo lo contrario. Lo he sentido todo muy fingido y superficial, como una mala telenovela.

Por último, el estilo es muy mejorable. Los diálogos son flojos en general, a lo que contribuye no tanto la frase que se dice sino el narrador que explica qué provoca esa frase en el contertulio. Este narrador omnisciente, además, parece tener opinión propia sobre los hechos que se narran. Y la prosa en general necesita un repaso concienzudo. Se pueden encontrar en esta novela frases como:

  • [...] digno de una secuencia de una película de criminales, de esas que no tienen piedad con sus víctimas y las encuentran descuartizadas.
  • No se oían a los perros.
  • Peligro eminente (esto aparece en varias ocasiones, no es una simple errata).
  • Tampoco Roger procesaba simpatías [...] (también visto en varias ocasiones).
  • [...] me entró el pánico al imaginar que, al igual, quería hacerle daño (también varias veces).
  • Convino con Juana de que esta lo llamaría [..]
  • [...] mostrando su extremado pelo corto [...]
  • [...] empezó a fotografiarlo todo y, poco a poco, sin quererlo, las fue vendiendo en revistas [...]
  • Aquella fue la noche más larga y silenciosa que pasó.
  • [...] porque en un instante creyó que el comisario la había reconocido. Una falsa alarma que la tranquilizó.
  • [...] hizo que su corazón bombease a tanta velocidad que se maldijo a si misma si en ese momento le daba la angina.
  • [...] dijo ayer cuando fue preguntada por el fiscal.
Por no hablar de leísmos, laísmos, incongruencias de número entre verbo y sujeto, y un sinfín de expresiones hechas que recargan el texto sobremanera. En fin, en general prosa bastante deficiente.
Conclusión:
Este es un libro que no recomiendo. Para mí, la historia es floja, está mal contada e hilvanada, el estilo es deficiente y los personajes no están bien perfilados, además de parecer bipolares y neuróticos. No dudo de que la autora puede mejorar, pero este, desde luego, no es un buen libro. Es como un batiburrillo de ideas mezcladas entre sí que acaban como agua y aceite: cada una por su lado. Hace falta mucho trabajo de reestructuración, racionalización, eliminación... A ver si el siguiente le sale mejor.

SOBRE LA AUTORA

Mara Urnoba
Mara Urnoba es el pseudónimo de una sabadellense que escribe desde que era una niña. Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona y ha trabajado en diferentes medios de comunicación, sobre todo en prensa. En 1996 lo abandonó todo para adentrarse en tierras extrañas, a miles de kilómetros, donde comenzó a trabajar como profesora de español. Pocos años después hizo un Master de Español como Lengua Extranjera por la Universidad de Barcelona. El profundo vacío que le dejó el fallecimiento de su padre en 2009 (un sindicalista de los de antes) la arrastró a embarcarse en un proyecto literario de gran envergadura: CUANDO LOS ÁNGELES DEJAN DE SERLO, una novela documentada que le ha ayudado a sobrellevar su pérdida.

4 comentarios:

  1. Una pena que te no te haya gustado y además no era nada breve.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No me llama nada en esta ocasión. Un beso ;)

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar y compartamos afición!

Sorteo 6XL

Sorteo 6XL
Hasta el 30 de junio